Entradas populares

lunes, 16 de abril de 2018

La Visión Extra Sensorial (V.E.S.) Presentación.


La Visión Extra Sensorial "V.E.S." 

Equipo de investigación y desarrollo de V.E.S. (Visión Extra Sensorial)
Eloisa Civit Guerrero ,Ernesto Cabeza Salamó, Antonio Zahino Maya
655210020, 93 3863112, 677446195.
Plaça Montserrat Roig 5. Baixos 1ª  08921 Sta. Coloma de Gramenet
Casa “Jardín de la Alegría” C/ Palaudàries, 46. (Urbanización Can Valls) 08184 Caldes de Montbui.


La vida está llena de misterios... y éste es uno de ellos... El poder de ver el Mundo material sin necesidad de utilizar la visión ordinaria (ojos y nervio óptico). ¡Es algo absolutamente increible!

¿Qué es la Visión Extra Sensorial (V.E.S.)?... ¿Sabéis que nuestros hijos disponen de unas capacidades que ignoramos?

Debido a la plasticidad del Sistema nervioso y de la consciencia (de todos los niños y también de algunos adultos dotados) se da la capacidad de percibir aquello que como adultos comunes creemos imposible.

Es lo que ocurre en la Visión Extra Sensorial; "ver sin utilizar los ojos". Permite, además, un manejo de las capacidades mentales mucho más completo, lo que facilita un mejor darse cuenta de las cosas, ampliar la capacidad de atención, de concentración y ser mucho más receptivo y empático. Ayuda el poder inter-relacionar más eficientemente intelecto, atención, memoria, sentimientos y aprendizaje. Este método tiene como finalidad desarrollar un estado mental alfa en los niños.







¿Todo niño tiene esta capacidad? ¿Cuál es la edad más conveniente para activarla? ¿Los adultos también pueden desarrollar VES?

Se trata de una facultad plenamente natural en todos los niños saludables. La edad recomendable para poder desarrollar la Visión extra sensorial es entre los 6 y los 12 años. Es importante  tener en cuenta que la VES opera con un manejo especial del sistema neurológico y consecuentemente  induce cambios en la conciencia del niño, aumentando la capacidad de mantener la concentración.

Los adultos también pueden desarrollar esta habilidad, pero aparecen grandes dificultades debido a sus sistemas de creencias, al bajo nivel de algunos neuropéptidos y a la calcificación de la glándula pineal.  

¿En qué se basa la Visión Extra Sensorial?

La Visión Extra Sensorial, en nuestro equipo, se basa en los estudios realizados por el Doctor Jacobo Grinberg Zylberbaum. Con los ojos vendados una persona (los niños con una facilidad natural muy superior a los adultos) es capaz de describir con pleno detalle una fotografía o cualquier imagen o texto, así como cualquier fenómeno visual que se le presente. Se trata de una habilidad innata en todos loss seres humanos durante la infancia que permite ver sin utilizar los ojos.
Debemos entender que en realidad no vemos con los ojos, sino con el cerebro (Fenómeno de interferencia a causa del campo neuronal) a través de los ojos (la retina produce neuroalgoritmos que conduce el nervio óptico al cerebro); entonces el captar lo que existe por otros médios y configurarlo en una imagen adquieree sentido. Aunque aún hay mucho por descubrir concerniente a este proceso, se tiene la teoría de que se dá una interacción del campo neuronal personal con el campo cuántico produciéndose un patrón de interferencia y que la glándula pineal está estrechamente relacionada debido a que en su interior, al igual que en un ojo, existen fotoreceptores.

 ¿Cómo se estructura el aprendizaje de VES?

El aprendizaje de la Visión Extra Sensorial (VES) se organiza por niveles.  El primero es el fundamental y consiste en activar la VES y generalizarla para su uso en todas las tareas cotidianas. Los siguientes consisten en profundizar y permitir la activación de otros componentes Extra sensoriales y se hacen personalizadamente en pequeño grupo.
El primer nivel consta de 15 sesiones. Se realiza una sesión semanal, en la cual los primeros 40 minutos se trabaja individualmente con el niño, a continuación se  dedican 15 o 20 minutos de trabajo con los padres. El trabajo en la clase se realizará de manera individual o como máximo dos niños por clase.
 La activación, por lo general, se consigue entre la primera sesión y la tercera a partir de lo cual se pasa de la dermo óptica a la visión con distancia y concluye con el desplazamiento por el espacio.
Si el niño no consigue el nivel adecuado al término de las 15 sesiones, se irán trabajando los mismos aspectos hasta que se llegue al nivel adecuado.


A medida que el niño vaya adquiriendo más habilidades, si así lo desea la familia, se irá pasando a los siguientes niveles que se plantean por objetivos específicos conforme las destrezas que el niño presente.


¿Qué se trabaja en cada sesión?

En cada sesión del Primer nivel se trabaja en los siguientes aspectos:
Aprendizaje del arte de meditar.
Activación de la fuerza interior y la capacidad de concentración.
Depuración de los elementos que influyen en la conducta y en los procesos mentales.
Aumento en la propia toma de conciencia.
Desarrollo de la percepción.
Práctica de la Visión Extra Sensorial, como puede ser el ver y leer (primero en dermo óptica y seguidamente sin contacto dérmico). Escribir, jugar, dibujar, caminar, etc., teniendo los ojos vendados.
Con los padres trabajar el cuestionamiento de creencias y los retos que la adquisición de VES en sus hijos implica.


¿Cuáles son los logros más importantes que tu hijo o tú podéis alcanzar? 

Entre otros, los logros más importantes o interesantes que se consiguen con la realización de este nivel son:
-Activar la visión Extra Sensorial
-Aumentar la empatía hacia las personas y el mundo.
-Mejorar el rendimiento académico.
-Memorizar, recordar, analizar y relacionar la información con más facilidad.
-Activar recursos mentales, como la intuición y la creatividad.
-Adquirir más claridad mental.
-Ser más autosuficiente, con una voluntad fortalecida.
-lograr ser más auténtico, espontáneo, con identidad propia.
-Aumentar la autoestima.
-Abrirte a que tu hijo comparta todo esto contigo.
-Permitir que la transformación de tu hijo te transforme también.


En adultos ¿también es posible desarrollar la Visión extra Sensorial?
Aunque la edad ideal para desarrollar con mayor facilidad la Visión Extra Sensorial es la comprendida entre los 6 y 12 años, y su dificultad va aumentando con la adolescencia,  es posible, con un entrenamiento muy similar al de los niños, conseguir desarrollar la VES, en adultos, aunque en menor grado. Hace unos años en CEPSI se realizó un experimento durante 3 meses cuyas conclusiones se publicaron en: cepsiblog.blogspot.com.es/2014 ‘Informe sobre el experimento en adultos de “Activación de la Visión extraocular”’. (30 de junio de 2014).
Es importante tener en cuenta que existen algunos aspectos que dificultan el desarrollo de la VES comparándolo con los niños. Un ejemplo de sustancia que dificulta a los adultos el desarrollo de la VES, es el efecto de algunos neuropéptidos, como el DMT, que empiezan a disminuir de cantidad cuando a los niños se les desarrollan los órganos sexuales (inicio de la genitalidad adulta).




Para obtener información sobre fechas, horarios, programa, contenido, etc., mandar un correo electrónico a la dirección:
En el Vallés (Caldes de Montbui)
Jardinalegria2015@gmail.com o llamar a los teléfonos  :
677446195 - 655210020  Casa Jardín de la Alegría C/ Palaudàries 46, can Valls
Caldes de montbui (Barcelona)   677446195 – 655210020.

En Barcelonés
ernestcabeza@yahoo.es o llamar al teléfono:
933863112. Cepsi. Plaça Montserrat Roig 5, Baixos 1ª Sta. Coloma de Gramenet (Barcelona)

Equipo de investigación y desarrollo de V.E.S. (Visión Extra Sensorial)
Eloisa Civit Guerrero ,Ernesto Cabeza Salamó, Antonio Zahino Maya
655210020, 93 3863112, 677446195.
Plaça Montserrat Roig 5. Baixos 1ª  08921 Sta. Coloma de Gramenet
Casa “Jardín de la Alegría” C/ Palaudàries, 46. (Urbanización Can Valls) 08184 Caldes de Montbui.



miércoles, 11 de abril de 2018

La algoritmización, síntesis de Bioenergética y Sintergia


La algoritmización, síntesis de Bioenergética y Sintergia



En el funcionalismo del cuerpo se esgrime el desafío del conocimiento. En este aspecto es muy fácil caer reduccionismo; muchas veces por simplificar y evitar el largo trayecto por un “mundo” laberíntico por ser hipercomplejo. Tratemos de la Teoría Sintérgica hablando del factor neuroalgorítmico y por otro lado de conceptos como memoria corporal y celular de la psicoterapia Bioenergética.


Teoría Sintérgica trata de dar respuesta a unos procesos energéticos como la creación de la experiencia a partir de dos poderosos campos energéticos en interacción. La Bioenergética pretende ofrecer respuesta al proceso sanador en la personalidad desde un punto de vista energético. Hacia donde se enfoca el interés se condiciona el proceso. Veamos qué puede salir de este encuentro.


La memoria celular significa que una información queda registrada en las propias células y en sus asociaciones funcionales que dan lugar a tejidos y órganos. No puede tratarse de una memoria neuronal si es que, por lo común, tendría que serlo.

Todas las células del cuerpo están interconectadas entre sí puesto que cada una por sí misma es una distorsión de la Lattice y todas ellas están interrelacionadas para poder cumplir con la función de vivir como organismo. El Sistema Nervioso no puede vivir sin los otros sistemas y éstos precisan de los procesos de información del Sistema nervioso. Todas las células producen e integran algoritmos que, aquí podríamos denominar bioalgoritmos, son aprendizajes adaptativos de información integrada que queda registrada en el ADN como información pertinente. Además, el SNV es responsable del tono muscular y del ritmo de los órganos; también es posible que cumpla la función de intercambiar información emocional a todo el conjunto del organismo de forma autónoma e inconsciente; es decir, sin llegar a activar las áreas sensitivas y motoras secundarias y terciarias del córtex cerebral,

El hipotálamo y el tálamo en conexión con el sistema reticular del tronco cerebral y sus conexiones cerebelosas regulan todo lo referente al equilibrio musculo-esquelético-fascial de un modo automático e inconsciente.



Los plexos nerviosos son, por así decirlo, cerebros de órganos y conjuntos asociados de órganos que coordinan sus ciclos y vibraciones. Esta información concentrada en neuroalgoritmos es transmitida mediante vías aferentes informando al SNC, pudiendo cerrarse el circuito en el Sistema Límbico con o sin alcanzar el córtex. Esto es suficiente para establecer las suficientes conexiones neuroendocrinas en el hipotálamo.


La función de la Bioenergética es activar, facilitar y potenciar la consciencia corporal en sus más finos matices, es decir que los bioalgoritmos del organismo, en especial musculares, no queden circunscritos en automatismos neuroalgorítmicos reflejos y diencefálicos, sino que involucren en un campo neuronal todo el sistema nervioso: central, autónomo y periférico. Unifica en un campo bioneuronal a todo el organismo en su función vital y, por ello, es capaz de convertir en consciente lo inconsciente.



  08-04-2018                Ernesto Cabeza Salamó




    

martes, 10 de abril de 2018

Sintergia del Procesador central y la Lattice.


Sintergia del Procesador central y la Lattice.


En el post anterior consideré que el Procesador central (Ser) a lo largo de la socialización puede ser mantenido en una eficiente integridad o puede ser entorpecido y distanciado de la consciencia por la creación de defensas caracteriales de diversa índole e intensidad, dando lugar a pseudopersonalidades o estructuras caracteriales. Esto es lo común en el ámbito de nuestra cultura. En tal situación el procesador central o Ser permanece recluido dentro de una red o capullo protector que impide o dificulta la propia autoexpresión; y el sujeto considera que esa red de envoltura o capullo es su ser, su yo; cuando en realidad es la estructura de una coraza defensiva ante el mundo externo (Sociedad, alteridad) y el mundo interno (Self, yo). Aquello que S. Freud denominó “Super-yo” y en bioenergética denominamos simplemente “ego” (o yo mental).

Como el Procesador Central es el elemento esencial de la experiencia y el activador de los patrones de interferencia, resulta innegable su existencia como fenómeno energético y, como tal, es una singularidad y una distorsión de la Lattice o Estructura cuántica. Puesto que tiene funciones autónomas, cualidades propias y capacidad de asimilación y de creación; tiene que consistir en una distorsión de alta coherencia, congruencia e integridad, muy próxima a la congruencia de la Lattice; por ello es una distorsión de muy alta sintergia y también consecuentemente una manifestación multidimensional.

El grado de un individuo humano con su Ser (Procesador Central) dependerá directamente de su capacidad de neuroalgoritmización coherente, congruente y rica. Es decir, de la mayor intensidad o potencia del campo neuronal que pueda generar en un momento dado; y ello también estará relacionado con los orbitales sintérgicos de conciencia (diversos estados o frecuencias de ondas cerebrales y lo que éstas permiten). En este punto también se hace necesario considerar los factores de Direccionalidad asociados a los orbitales. Cada orbital sucesivo es una expansión del anterior y cada cual tiene unas cualidades específicas y limitadas. Cada vez que se produce una expansión en estas cualidades y límites se produce un fenómeno de superación del presente y un impulso y anhelo a algo que incluyendo lo conocido lo expande a algo mucho más incluyente y abstracto.
 En este sentido hay dos factores que impulsan. Uno es el factor propio o interno consistente en la creación de neuroalgoritmos más congruentes e inclusivos. El segundo es externo, obliga a que se considere que el anterior es insuficiente y que existe una realidad independiente de la Lattice, pero capaz de interactuar y modificar a esta estructura básica del espacio; algunos chamanes la denominan “Intento”. Por otra parte, se da lo que Theilhard de Chardin denominó “Punto Omega” que es un eje de desarrollo evolutivo y que la Teoría Sintérgica denomina “Atractor Extraño del futuro ideal del Hipercampo”.

Así, lo relacionado con el Procesador Central es algo muy misterioso e hipercomplejo. Cuanto más se considera y plantea, más interrogantes se presentan. Ni tan sólo la Teoría Sintérgica puede dar respuesta plena a tal misterio sin entrar en lo espiritual.




Ernesto Cabeza Salamó





domingo, 8 de abril de 2018

Consideraciones sintérgicas y bioenergéticas, personalidad y carácter.


Consideraciones sintérgicas y bioenergéticas, personalidad y carácter.



De un modo análogo al fenómeno que se da cuando el patrón de interferencia de fotones es alterado por el efecto observador, asimismo el patrón de interferencia que se genera en la interacción entre el campo neuronal y el campo cuántico se da. El efecto observador en ese caso no es exterior, sino propio y tiene que ver con la congruencia y cohesión del Procesador Central (Ser, Self). Las incongruencias, dificultades de cohesión y disfunciones de integridad generan en la función del Procesador Central unas anomalías que se formalizan en una diversidad de puntos de observación más o menos disociados y distantes del Procesador Central; con lo cual, en la práctica, acontece como si se dieran diversos observadores interactuando en diversa índole con el patrón de interferencia dicho. De tal manera que sus efectos aparecerán como fenómenos energéticos en la experiencia (efecto del patrón de interferencia). El grado de disociación será crucial junto con la fijeza y rigidez de los fragmentos disociados del Procesador Central. Estos aspectos disociados toman el puesto del Procesador Central y éste queda pospuesto tras ellos. No será lo mismo, consecuentemente, la relativa disociación propia de una personalidad neurótica, de la disociación escindida de una personalidad psicótica.



El poder que albergue esa o esas unidades de conciencia fragmentadas determinará el efecto observador y, si son diversas, consecuentemente, se producirá un efecto desorganizador y confuso en el patrón de interferencia que se dé. Resultando de ello, en supuesto neurótico, condiciones que dificultan el natural patrón de interferencia (se bloquea el fenómeno experiencial o resulta confuso) o la disociación contaminándola creando experiencias delirantes y alucinaciones.

El contacto con el Yo corporal (la estructura de la personalidad) y el Self (la identidad emergente del Ser) está garantizada por la maduración psico-física natural si no se dan interferencias afectivas dañinas en el ambiente (vinculación con la madre, familia y ambiente cercano). El sentido de la mismidad (Self) incorpora toda la información novedosa aportada por la maduración del sistema nervioso infantil de un modo armonioso e integrado dando lugar a la construcción de un Yo sano (rico, presente, congruente, íntegro, afectivo y veraz). Este Yo o personalidad está enraizado con el Self en el ámbito interno y con la “realidad” en el ámbito externo-ambiental. Por otra parte, si se dan interferencias ambientales dañinas, el propio sentido de la mismidad se altera y la información que incorpora resulta condicionada por el miedo y las consecuentes maniobras defensivas. Si ya aparecen en el proceso de encarnación (estado embrionario y fetal) la propia noción del Ser y Self resulta dañado o débil y bastará con el estrés del nacimiento y de las primeras vinculaciones con la madre adversas para manifestarlo como en el autismo y las psicosis que arrancan en la infancia.
Si el proceso de encarnación discurre favorablemente, el parto no es traumático y la primera vinculación con la madre es saludable, el Self es fuerte y eficiente en incorporar cuanta información aporte la maduración del sistema nervioso con la consecuente creación del Yo y la personalidad; pero en este proceso tendrá que afrontar los desafíos de las inconsistencias afectivas de sus familiares directos y su efecto en la integridad de crear la “imagen del mundo” en el que se cree y unos valores asociados a la imagen del mismo. Esos valores y creencias que se van generando pueden estar vinculados al amor, confianza y seguridad, o, en diversa índole, vincularse a afectos favorables y vivencias dolorosas entremezcladas alterándose la natural integridad en parcelas defensivas en contradicción con la integridad de la personalidad en construcción. Esta es justamente la construcción de la personalidad neurótica, una pseudo identidad en conflicto consigo misma (dificultad de auto aceptación, de autoconfianza y de autoimagen) y con el entorno (temor, inseguridad, desconfianza, recelo, etc.).

Si el Yo es una capa que emerge del Self para manifestar el sentido de identidad psico-corporal sano; entonces, en presencia de dificultades de integrar vivencias contradictorias y dolorosas, se genera una capa adicional con función estrictamente defensiva frente al mundo interno que siente dolor y el mundo externo que resulta amenazante y hostil. A esta nueva capa o coraza defensiva la denominamos carácter.

Entonces con la creación de la estructura caracterial se da una separación entre “lo que soy” y el “Como soy”. El “como soy” tiende a afirmarse, mientras el “soy” se va ocultando tras él.
El observador es sustituido por el sujeto; la integridad y autenticidad queda sustituida por el ego, el narcisismo o importancia personal con sus maniobras de afianzarse y controlar el medio interno y externo. Cuando nos identificamos con el sujeto y olvidamos o nos alejamos del observador, este sujeto o pseudo identidad (carácter) tomando el rol del Procesador Central condicionará la calidad y congruencia del Campo neuronal en interacción con el Campo cuántico y el Patrón de interferencia resultante nos creará aquella experiencia que afirmará y asentará la “realidad” en la que creemos existir.


       
     03 de abril de 2018                                                               Ernesto Cabeza Salamó.




sábado, 23 de septiembre de 2017

Los ritos de la actual cultura alienada


Los ritos de la actual cultura alienada 


La cultura como manifestación del conocimiento común de un colectivo humano obtenido de la acción, del dinamismo vital y transformador del conjunto de sus individuos constituyentes, está en un continuo devenir a pesar de los deseos conservacionistas de algunos de sus miembros.

No es posible parar el flujo del contenido de la cultura como tampoco lo es detener el flujo de un rio hacia el mar. Se puede construir obstáculos, pero siempre encontrará el cómo alcanzar el mar de una u otra forma, no se puede parar el viento o evitar las mareas.

La Cultura como Amor

En este sentido la cultura cuenta con un constituyente esencial que es el amor. Sin amor por la vida, por lo constituyente del colectivo social (pequeño, grande o planetario), por el saber y por el progreso es impensable una cultura. Así la cultura forma parte íntima del sentido del yo de sus miembros constituyentes y canaliza sus necesidades, deseos, anhelos y motivaciones en todos sus ámbitos.

La política, la salud, la educación, las creencias y tantas cosas más están englobadas en el ámbito cultural. Es por ello que se puede decir que la cultura da significado y dirección a una sociedad. La manifestación cultural tiene componentes públicos y personales, unidos por un pegamento o consenso común de mutua pertenencia y relaciones dignas. Canaliza sentimientos compartidos apoyando unos y conteniendo o controlando otros. Tiene el relato de una historia que reúne a sus miembros constituyentes y desde este presente se proyecta a un futuro consecuente; actúa organizando y dando sentido al espacio y el tiempo del colectivo; promueve anhelos, deseos y motivaciones. Con todo ello trata de cohesionar y dar significado a la vida y convivencia de sus miembros y mediatiza sus modos de relación. Dentro de la cultura, con la finalidad de que todo lo dicho tenga cumplimiento, se realizan determinados rituales; son manifestaciones en las que se afirma el sentido de identidad personal y social. Así pues, los rituales conforman y vertebran la estructura social de una comunidad humana.

He dicho antes que en la esencia del contenido de una cultura está el Amor que es la sangre o savia que anima los actos de sus miembros y sus motivaciones hacia el conocimiento y progreso. Actualmente, con una historia que ya se remonta como mínimo al 11 S. del 2001 se está estableciendo un cambio de rituales que ahora se basan en el temor, la suspicacia hacia otras culturas con sus tradiciones religiosas y la exhortación al control y a la seguridad por imposición ¿necesaria? Que ha ido limitando cada vez más la libertad individual. 

Las estructuras de poder del colectivo social (legislativo, judicial y de seguridad -policial y militar) toman progresivamente mayor presencia y sus decisiones y actos pasan a formar parte del discurrir de la vida cotidiana. Con la globalización técnica y económica el sentido de formar parte de una gran civilización, es decir de una macro cultura polimorfa, se produce de forma automática e insidiosa. Ello es, sin duda, algo muy valioso para crear consciencia de pertenencia planetaria con su corresponsabilidad asociada; pero dentro de los rituales que se van creando cada vez más están nutridos del temor de unos a otros, del enfrentamiento contenido, de dolor y de suspicacias; y no de amor, compasión y respeto por las gentes y culturas diferentes en el planeta y por su diversidad de vida.

Rituales edificados en el temor que justifican la renuncia a la libertad, la entrega al control como mal necesario y que aglutinan a sus miembros en una solidaridad para consolar a las víctimas en sus diversos grados, a recordar a los bárbaramente asesinados y a la protesta por el desquicio de los opresores y terroristas con sus círculos de apoyo radicales. El dolor, la impotencia, la certeza de que cualquiera puede ser una posible víctima, el temor, la rabia contenida, se mezcla con la compasión por los actos de terrorismo y de opresión y el sentimiento de unidad y apoyo entre los participantes. Actos que se realizan con la supervisión y disponibilidad de lugares públicos (ubicaciones, medios técnicos) en tiempos que las estructuras de poder, en nombre de la democracia (municipio, comunidades, nación y naciones aliadas) proponen y promueven.

Momentos de abreacción y de catarsis como nuevas formas rituales de cultura. Muy lejos de su natural génesis basada en el amor, la fraternidad, la franqueza y la alegría de vivir y compartir. Basadas en las limitaciones por temor y seguridad y no en la expansión y altruismo. Prueba de ello es que en un mundo capaz de grandes logros técnicos y científicos aún no se ha querido invertir en el amor al prójimo acabando con la pobreza y miseria de una gran inmensidad de pobladores del planeta; que se concentra cada vez más y se potencia la riqueza y poder en unas pocas manos oligarcas y desde allí se mueve los hilos de millones de pobladores planetarios que cada día sufren y perecen en un silencio acordado mediático. Mientras el Amor no les alcance y los promueva en una igualdad, que significa que los que se vanaglorian de pudientes tengan que renunciar a sus posesiones para que una gran mayoría pueda ser igualada en recursos y dignidad. Mientras estos nobles sentimientos de compasión y amor no se vertebren en rituales significativos y den sus frutos, será imposible que se supere a los otros basados en el temor, dolor y suspicacia. Hay intereses comprometidos en fomentar rituales de “negación” y no de “afirmación vital”. Unas pocas fortunas y corporaciones están interesadas en apoyar e incluso indirectamente (a escondidas) financiar los conflictos entre naciones, culturas y religiones con fines egoístas. Sofisticadas inteligencias institucionalizadas al servicio de diseños estratégicos cuyo objetivo es afianzar su poder y control limitando o bloqueando la fraternidad y la confiada y apacible convivencia entre culturas y creencias religiosas o ideológicas diversas. Nuestro mundo es un engendro creado de la unión de un complejo juego de ajedrez y el juego del monopoly mundial en el que sus jugadores alientan sentimientos avaros, vanidades y soberbias en su gueto como si estuvieran en otro mundo, y los no pertenecientes a su “organismo corporativo” fueran simples fichas y piezas contingentes de su astuto e inhumano juego de celebración de autodefinida supremacía, ya se trate de individuos, de sociedades o de agrupaciones de naciones.



Nota: Este post hace referencia a conceptos elaborados en un anterior post editado en este mismo blog: "Cuando se distorsiona el Self" (07 de junio de 2015).
cepsiblog.blogspot.com.es/2015/06/cuando-se-distorsiona-el-self.html


Ernesto Cabeza Salamó

domingo, 11 de junio de 2017

Meditación mes de junio de 2017: "Círculo Interno"

Meditación mes de Junio de 2017
"Círculo Interior"

Fuente: Ontoenergética inspirada en Osho.

La consciencia comunmente fluye hacia fuera; la consciencia se dirige a ese sujeto-objeto. Es una energía psíquica que sale de ti dirigiéndose a lo que mira. Vamos  con esta meditación de hacerla retornar.